Cargando

Taladros

Los taladros son herramientas muy versátiles ya que pueden ser utilizados no sólo para perforar distintos tipos de materiales como hormigón, cerámicas y maderas sino que también pueden utilizarse como destornillador e incluso para pulir o lijar.

Al momento de elegir un taladro tenés en cuenta que uso le vas a dar y en función de eso el tipo de funcionamiento, la potencia, la velocidad, el tamaño del mandril, si tiene funciones especiales y cuales son los accesorios que incluye.

Tipo de funcionamiento

Los taladros con cable son realmente potentes para realizar trabajo duros como perforar mampostería. Su funcionamiento es continuo pero dependen necesariamente de una conexión eléctrica por lo que en este tipo de taladros es importante el largo del cable para saber si se llega con comodidad a la zona de trabajo.

Los taladros inalámbricos utilizan una batería recargable y son más livianos y cómodos de maniobrar. Al no depender de un toma corriente, permiten trabajar en zonas incluso sin electricidad. Es importante tener en cuenta la autonomía de la batería ya que su duración depende de qué tipo de batería tenga.

Potencia

La potencia se mide en watts y hace referencia a la fuerza de trabajo del taladro. A mayor cantidad de watts mayor rendimiento. Para trabajos menores, 500 watts son suficientes, mientras que para trabajos más duros, son necesarios como mínimo 650 watts en adelante.

Velocidad

La velocidad se mide en revoluciones por minutos. Algunos taladros tienen 2 velocidades lo que permite seleccionar una velocidad más lenta para materiales más duros, sin disminuir la potencia.

Tamaño del mandril

El mandril es la parte en la que se coloca la mecha y los distintos accesorios. El tamaño del mandril hace referencia a la abertura máxima que puede tener el eje y se mide en pulgadas o milímetros. Los de 10 y 13 mm son ideales para trabajos caseros. Los de mayor milímetros permiten realizar perforaciones más grandes y son recomendados para trabajos más pesados.

Funciones especiales

La función percutor implica que mientras se perfora se produce un intenso martilleo sobre el material para que la mecha avance sobre materiales realmente duros como ladrillos, mamposteria y hormigon. Generalmente la función percutor se puede activar y desactivar según sea necesario.

Otra función a tener en cuenta es la marcha en reversa ya que esta transforma al taladro en un destornillador eléctrico y también resulta muy útil para poder extraer una mecha atascada en el material.

Algunos modelos incorporan un tope de profundidad que evita que el mandril perfore más de lo realmente deseado.

Accesorios

La mayoría de los taladros incluyen algún tipo de accesorio y es importante conocer cuáles son. De todas formas, para sacar un mayor provecho de todas las funciones del taladro, se pueden adquirir por separado accesorios como destornillador, mechas para distintos tipos de materiales, mezclador o empuñadura suplementaria.

Ver más
Ver menos
  • Sólo podes comparar productos similares

Comparador de productos 0/4

Eliminar todos

¡Todo listo! Gracias por suscribirte.